miércoles, 10 de mayo de 2017

Insensatez de la lógica jurídica


File:Inverso Mundus, Medieval Engravings.jpg
El mundo al revés (Fuente)


Es la ocurrencia inmediata que me vino a la mente cuando me enteré de la resolución de la Sala de lo Constitucional a propósito del caso SITRAMSS. Porque ciertamente, lo jurídico en general, como muchas cosas en la vida, y la Sala de lo Constitucional en particular, (y la Corte Plena y algunos y algunas jueces… en la profesión del derecho de ese ámbito llamado “ciencias jurídicas), se mueven según una cierta lógica. En este caso, claro está, es una lógica jurídica. Poco valen aquí lógicas sociales, de clase, de desarrollo, de las mayorías populares…
Por eso, como varias veces he dicho, los tribunales o juzgados (y la Sala es uno de ellos, si bien el supremo) no están para hacer justicia, sino para hacer cumplir la ley. ¡Y no es lo mismo hacer justicia que cumplir la ley!!!! Al mismo tiempo, los dimes y diretes entre dizque políticos y dizque juristas que si unos andaban en buses y si otros quemaron buses durante la guerra, no evidencia más que la bajeza política y jurídica con que se han estado tratando las cosas.
La lógica jurídica coloca la atención en cuanto al procedimiento de la concesión y el acceso a un bien público. Es probable que procedimentalmente los políticos no hayan atinado a la sazón específica del procedimiento, pero parece ser una insensatez absoluta pensar que se corrige con la medida que la Sala de lo Constitucional establece. Probablemente hubiese sido una mayor muestra de sensatez establecer la existencia de problemáticos detalles procedimentales, mientras se concedía tiempo para su reparación, pero conceder uso libre del carril es simplemente una manera de boicotear un proyecto de transporte que beneficia a los de a pie. Eso de que “ese carril es del pueblo” no es más que una estupidez ideologizada como si dijese que puedo reclamar metros cuadrados de ese carril para colocar una plancha pupusera y eso de que se garantiza el acceso a un bien público es tan hipócrita como la clásica reserva de parqueo y uso de vehículos exclusivos para magistrados de la Corte Suprema. Si son recursos y bienes públicos, ¿puedo ir reclamar su uso?
Lo que olvidan los ilustres juristas que el derecho y la justicia deberían estar al servicio de las mayorías. Deberían porque en muchos momentos deja muchísimo que desear. Dos años para decir “cualquier puede hacer uso del carril SITRAMSS” es una muestra de ineficacia y un olvido total de la lógica de las mayorías populares que exigen medios de transporte dignos. Si el reclamo de buseros y automovilistas había sido que empeoraba el tráfico, a partir del 11 de mayo quedara demostrado que acceder al carril exclusivo del SITRAMSS empeorará las cosas y quien saldrá perdiendo serán los que buscaban un transporte digno y en realidad todos.
El transporte en El Salvador, así como muchos otros ítems, está atravesado de una lógica de clases espantosa combinada con la Ley de Caifás. Mientras no nos movamos a la lógica del peatón no sólo pervivirá el caos, sino perpetuaremos la violencia.
Ojalá la Sala, en un acto de dignificación de su labor, sepa corregir su error, político y jurídico, de inmediato